El finiquito: aprende cómo calcularlo

26 de abril | 2021

Introducción

El trabajador tiene derecho, cuando un contrato llega a su fin, no importa la razón, si es o no voluntario, o si se trata de un despido improcedente o no, de recibir el pago de una cantidad conocida como finiquito.

En términos generales, el finiquito engloba la suma del salario no pagado, vacaciones sin disfrutar, pagas extras prorrateadas, horas extras sin abonar y, si se tuviera derecho, la indemnización. ¿Cómo se calcula el finiquito? En el post te desarrollamos los diferentes casos y situaciones: finiquito por fin de contrato, finiquito por baja voluntaria y despido, finiquito contrato temporal, etc. para que sepas cuánto te puede corresponder.

Además de la calculadora del finiquito, conoce los plazos en que debe pagarse y cómo proceder si no se te abona correctamente.


Índice de contenidos:

  1. ¿Qué es un finiquito?
  2. ¿Cómo calcular el finiquito y qué debe contener?
  3. Las diferencias entre finiquito e indemnización
  4. El finiquito por fin de contrato
  5. El finiquito por baja voluntaria y por despido
  6. El finiquito y sus plazos
  7. ¿Qué debo hacer si no me pagan el finiquito?
 

¿Qué es un finiquito?

El finiquito es un documento que la empresa debe entregar al trabajador cuando se termina la relación laboral. En esta constancia se reflejan todos los montos que el ex empleado está recibiendo derivado de la extinción del contrato. De esta manera, declara que quedó indemnizado y liquidado y que no existe inconformidad alguna. Por el contrario, prueba el acuerdo y la conformidad entre la persona y empleador.

Todo lo relacionado a la extinción del contrato y la emisión del finiquito está plenamente establecido en el Estatuto de los Trabajadores, artículo 49, apartado 2. Ahí se indica que el empresario está obligado a comunicar la denuncia o el preaviso, acompañando éste con la propuesta de cálculo de liquidación.

 

¿Cómo calcular el finiquito y qué debe contener?

Normalmente, para calcular el finiquito se deben tomar en cuenta:

El salario correspondiente al período por días trabajados y no cobrados durante ese mes. En muchas ocasiones esta cantidad se deposita en la nómina. Este se calcula dividiendo el salario bruto entre 30 días del mes, y luego se multiplica por el número de días que haya trabajado.

Pagas extras sin cobrar o no prorrateadas, las cuales se generan cada seis meses a menos que por Convenio Colectivo se establezca otra cosa. Para ello, se toma como referencia el tiempo que transcurrió desde la última vez que se devengó esto.

Las vacaciones no disfrutadas. Esto es en el caso de que el trabajador los haya acumulado. Se deben puntualizar los días de vacaciones que le corresponden en ese año. 

De haber trabajado fuera del horario de trabajo establecido, se incluyen las horas extras.

Otros conceptos que se hayan acordado mediante el contrato o por convenio colectivo.

También puede incluirse la indemnización por despido, si se tiene derecho.

El Estatuto de los Trabajadores ampara al empleado, si desea contar con la presencia de un representante legal en el momento de firmar el recibo del finiquito. Si el patrono se niega a esta solicitud, el despedido puede hacerlo constar en el propio documento. Así podrá utilizarlo a su favor en el caso de reclamación o acción legal.

 

Las diferencias entre finiquito e indemnización

A pesar de que el finiquito y la indemnización hacen referencia a la culminación de la relación laboral, no significan lo mismo. Para diferenciar estos dos términos hay que dejar claro que la indemnización es el pago al que tiene derecho el trabajador cuando se da un cese por motivos ajenos a él. Es decir, despidos improcedente, colectivo, por causas objetivas y por el fin de un contrato temporal.

Cuando se habla de finiquito, es importante destacar que este se debe entregar siempre al trabajador, sin diferenciar el porqué de la terminación de la contratación. En otras palabras, este documento se emite bien sea por baja voluntaria, por excedencia, la finalización de la obra o servicio para el que se empleó o también por despido.

 

El finiquito por fin de contrato

El contrato de trabajo se extingue por mutuo acuerdo de las partes, por causas establecidas en el mismo y por expiración de éste. En esta última posibilidad, se debe otorgar una indemnización de cuantía equivalente a 12 días de salario por cada año. Además si es superior a un año, la parte que formule la denuncia está obligada a notificar a la otra la terminación del mismo con al menos 15 días de anticipación.

Estas condiciones tienen incidencia en el cálculo de la liquidación, ya que los contratos también pueden acabar por dimisión del trabajador, lo que implica preaviso; muerte, invalidez, incapacidad y jubilación. Si es por muerte del empresario, se suma un mes de salario.

 

El finiquito por baja voluntaria y por despido

Cuando el finiquito es por baja voluntaria las causas más comunes son la falta de pago y el incumplimiento de las obligaciones del empresario. Hay que resaltar que si no se trabajan los días de preaviso, estos les serán descontados y también perderá el derecho a paro. 

Mientras que en el caso de los despidos, se suma una cantidad de días de acuerdo a la tipificación. Por ejemplo, con el despido improcedente se suman 33 días por año hasta un máximo de 24 meses.

 

El finiquito y sus plazos

El artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores dice que el pago de la liquidación se debe hacer puntual y documental, sin poder exceder a un mes. También hace hincapié en que este concepto se debe cancelar al finalizar cada periodo de actividad, de acuerdo al artículo 49 de la misma Ley. Aunque no se ordena hacer el cálculo del finiquito en un tiempo predefinido, es elemental que el cesante o su representante legal vigilen los plazos.

Asimismo, no olvides que cuando es por motivo de renuncia, la persona puede indicar el lapso de tiempo que le concede a la empresa para presentar la oferta de la suma de lo que se le adeuda. Por otro lado, si es por iniciativa de la empresa se notifica por escrito en el momento en que se comunica la extinción del contrato.

 

¿Qué debo hacer si no me pagan el finiquito?

Cuando la empresa se niega a pagar el finiquito se deben agotar todas las vías de mediación antes de tomar medidas legales contra ella. El trabajador tiene un plazo de un año para intentar por diferentes modos de comunicación la exigencia de su derecho laboral desde el día en que se debió efectuar el pago. Además, podrá requerir el pago de hasta un 10% extra por el retraso.

Al mismo tiempo, si no estás de acuerdo con lo expuesto en el documento, puedes firmar, pero debes dejar una nota expresando la inconformidad junto a tu rúbrica. Esto te va a permitir reclamar la diferencia que te corresponda y que todavía no te hayan pagado.

Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review