Así puedes luchar contra la ansiedad en época de exámenes

21 de abril | 2022

Introducción

La ansiedad es muy mala compañera en todos los ámbitos de la vida y más si te vas a enfrentar a un examen que exige tener tus condiciones mentales lo más frescas posible. Todos, de alguna forma, hemos experimentado los síntomas característicos de ese tipo de ansiedad: sudor, un ritmo cardíaco exagerado o molestias en el estómago. En algunos casos, puede producir incluso vómitos o desmayos.

Te explicamos de forma clara en este artículo las causas que pueden disparar la ansiedad antes de un examen. Cada persona es un mundo y la agitación puede agarrarte por diferentes vías que debes conocer. Aquí te dejamos 7 consejos que pueden ayudarte a eliminar o reducir esa ansiedad antes de o durante un examen y que van desde una alimentación correcta hasta la creación de tus propias rutinas de estudio.

Descubre los efectos (sicológicos, físicos y emcionales) de la ansiedad y aprueba tus exámenes siguiendo estas recomendaciones básicas.


Índice de contenidos:

  1. Ansiedad ante los exámenes: ¿Qué es y por qué hay que tomar conciencia de ello?
  2. ¿Qué provoca la ansiedad en personas que están a punto de entrar a un examen?
  3. ¿Qué hacer para eliminar la ansiedad?
  4. ¿Cómo afecta la ansiedad?
 

Ansiedad ante los exámenes: ¿Qué es y por qué hay que tomar conciencia de ello?

La ansiedad en época de exámenes entra en la categoría de ansiedad de ejecución. Se pone en evidencia en medio de la presión que ejerce en una persona el hecho de obtener un buen rendimiento y sacarse excelentes calificaciones. 

Esa sensación generada por una ansiedad de ejecución es la misma que experimentan jóvenes o adultos que están a punto de someterse a su primera entrevista de trabajo, por ejemplo. También cuando se debe salir al escenario para una obra de teatro o a hablar en público.

En el caso específico de los exámenes académicos, una persona con problemas severos de ansiedad puede presentar signos como dolor de estómago, nudo en la garganta, sudoración excesiva en las manos e incremento del ritmo cardíaco.

Pero cuando el problema es más grave de lo que se piensa, el estudiante bajo estado de estrés puede vomitar o desmayarse. Lo cierto del caso es que se trata de un padecimiento tan común como peligroso, al que se debe buscar solución lo más pronto posible.

La organización Kids Health considera la importancia de no confundir la ansiedad ante los exámenes con hacer una mala evaluación por descuido o por sencillamente “tener los pensamientos en otro lugar”. 

Un problema grave en casa, la ruptura con la pareja o la pérdida de un ser querido son suficientes razones para hacer que el alumno pierda la concentración; por lo tanto, disminuir su nivel de rendimiento. Y en dicho resultado, nada tienen que ver los problemas de ansiedad.

 

¿Qué provoca la ansiedad en personas que están a punto de entrar a un examen?

La causa de este problema tiene muchas variables. Aquí te diremos cuáles son para facilitar la búsqueda de una solución efectiva.

1. Problemas de aprendizaje

Muchas veces, la ansiedad antes y durante una evaluación académica está asociada a Trastornos por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Pero también está relacionada a problemas de aprendizaje ocasionado por otros factores.

La organización Child Mind Institute asegura que los niños y jóvenes con esta condición se sienten ansiosos en cualquier momento de clases. Pero al enfrentarse a una prueba académica, la sensación se acentúa de forma inimaginable.

2. Poco tiempo para estudiar

Otro elemento que contribuye con el problema es el poco tiempo que emplean los niños y jóvenes a aprender una lección determinada. Y si le sumas el hecho de que tardan más que otros en procesar cierta información, entonces su estado de estrés se intensifica en el momento que son sometidos a cualquier examen.

3. Pensamientos negativos

Puede suceder que el niño o el adolescente se ha estado preparando con anticipación y está más que listo para presentar su prueba, pero los pensamientos negativos y las preocupaciones aparecen de forma repentina, haciéndoles pasar el mal rato. Esto es sin duda un gran detonante.

4. Preocupación excesiva por obtener un buen resultado

El adolescente puede destacarse más en un área que los demás alumnos pero si siempre está preocupado por lograr un excelente resultado o si siente que está a punto de cometer un error, estará en un estado de constante ansiedad y estrés.

 

¿Qué hacer para eliminar la ansiedad?

Tampoco se trata de un callejón sin salida. La ansiedad de ejecución en un joven ante un examen puede irse fácilmente, siempre que tomes en cuenta los siguientes 7 consejos.

1. Lograr hábitos de estudios adecuados

Una de las técnicas infalibles es adquirir hábitos de estudio que te ayuden a mejorar tu rendimiento en cada examen. En la actualidad, la mayoría de instituciones ofrecen cursos extracurriculares que te permitirán obtener las herramientas necesarias para lograr tu objetivo. 

También te enseñarán las mejores estrategias para practicar los contenidos a evaluar. De esa manera, estarás mucho más tranquilo y relajado.

2. Conocer cuál es el formato del examen

A veces conoces perfectamente el contenido, pero el formato del examen es totalmente incierto. Se trata de uno de los principales detonantes de la ansiedad y una de las causas por la que el alumno reprueba una evaluación.

Es importante saber con antelación si, por ejemplo, el examen tiene partes de selección simple, selección múltiple, verdadero o falso. Tener esto a mano mitigará el impacto al recibir la evaluación.

3. ¿Cuáles son las posibles preguntas?

Predecir cuáles serán las preguntas que hará el profesor en el examen y anticipar las respuestas reducirá considerablemente los niveles de ansiedad. Pero la idea no es torturarte tratando de adivinar el contenido de la evaluación. ¡Es importante ser flexibles!

Si consideras que el examen es más parecido a un ensayo, lo recomendable es hacer un bosquejo mental de las posibles preguntas y practicar las respuestas. De esa forma, los niveles de estrés estarán bajo control.

4. Estudia con anticipación y en los mismos lugares

Para una persona es mucho más fácil estudiar los contenidos a evaluar con tiempo de anticipación. Así, serán capaces de internalizar y digerir mejor los contenidos; por lo tanto, los resultados serán los mejores.

Pero también es importante utilizar el mismo lugar para estudiar y repasar. Los profesionales en el tema aseguran que así será mucho más sencillo recordar cierto tipo de información.

5. Crea tu propia rutina

Cuando vas a estudiar, analiza qué es lo que exactamente te resulta más cómodo. Si lo has descubierto y notas que de esa forma eres mucho más efectivo, cada vez que debas aprender alguna lección para el examen haz justamente eso.

Esa rutina que te beneficia a la hora de enfrentar un examen disminuirá considerablemente tus niveles de estrés. Pero también, te permitirá estar mucho más preparado.

6. Haz un plan efectivo

Al momento de hacer el examen es necesario aplicar algunas estrategias básicas para mejorar el rendimiento. Una de ellas es evitar mucho tiempo tratando de responder la misma pregunta.

Cuando se trata de selección múltiple, lo más recomendable es desechar las respuestas que no aplican a la pregunta o enunciado. De esa forma, la lista se irá reduciendo hasta dar con la respuesta correcta.

7. Aliméntate correctamente

Tu cuerpo necesitará la mayor energía posible para afrontar el reto. Y tu cerebro mucha oxigenación para lograr el mismo objetivo. Por eso es recomendable comer bien y beber abundante agua antes del examen.

Evita el consumo de bebidas como las gaseosas. También es importante reducir el consumo de café y energizantes ya que son capaces de incrementar considerablemente los niveles de estrés.

 

¿Cómo afecta la ansiedad?

Tanto en el ámbito académico como en otros aspectos de la vida, la ansiedad influye negativamente en lo sicológico, fisiológico y emocional. Si te preguntas exactamente cómo impacta un ataque de estrés constante, aquí hallarás la respuesta más acertada:

- Fisiológico: Produce taquicardia, dolores de cabeza y musculares, vómito, sudoración y sequedad en la boca.

- Sicológico: Será mucho más difícil expresarse, tomar decisiones y manejar situaciones comunes. Uno de los signos más evidentes es el bloqueo mental y la imposibilidad de recordar algunas cosas.

- Emocional: Un ataque de ansiedad hará que la persona afectada se sienta afligida, triste y/o enfadada.



Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review