Las competencias profesionales en la búsqueda de empleo

03 de junio | 2021

Introducción

Las competencias profesionales son todas aquellas cosas que podemos hacer, es decir, nuestras habilidades tanto personales como sociales que permiten realizar nuestro trabajo de la mejor manera. Va más allá de la formación académica y aportan un plus al puesto de trabajo que desea cubrir un reclutador.

Ejemplos de competencias o aptitudes profesionales son la flexibilidad o adaptabilidad, la capacidad de trabajar en equipo, le resolución en la toma de decisiones, la creatividad, capacidad analítica o de expresión, los idiomas o el manejo de las herramientas digitales. Quizás sean estas las aptitudes laborales más valoradas hoy día. Entre las competencias profesionales a menudo se distingue entre competencias de base, competencias transversales y competencias técnicas.

En este artículo te vamos a enseñar cómo adquirir competencias profesionales y cómo delimitarlas para que las destaques en tu currículum vitae o durante la entrevista de trabajo.

Índice de contenidos:

  1. Las competencias profesionales: ¿qué son?
  2. Competencias de base, técnicas y transversales
  3. Las 7 competencias profesionales más buscadas por las empresas
  4. Las 5 etapas en el aprendizaje de las competencias profesionales
  5. Cómo presentar las habilidades profesionales en un CV
 

Las competencias profesionales: ¿qué son?

Para responder qué son las competencias profesionales debes fijarte en la dinámica de una empresa: cada quien cumpliendo funciones, trabajando por objetivos previamente establecidos, desempeñando cada día tareas asignadas según sus capacidades y responsabilidades.

Entonces, de acuerdo a este movimiento que hace que una empresa surja y se desarrolle, podemos decir que las competencias profesionales son las capacidades, habilidades y conocimientos que tiene cada trabajador, las cuales permiten que cumpla con sus tareas.

Por ello, antes de postularte para algún cargo debes estar consciente de estas características que te acompañan y que te definen aún más allá de las titulaciones que puedas tener, pues pasan a ser aptitudes profesionales.

Es decir, aquellas que te diferencian de los demás y que harán que en tu vida laboral seas capaz de lograr metas establecidas, sea en mayor o menor grado, así como ser un profesional integral.

La garantía para desarrollar cada vez más competencias profesionales es la formación, de allí que las mejores empresas mantengan una preparación continua para su personal. Eso, sumado a la experiencia y los títulos, son la mejor fórmula para el crecimiento personal y empresarial.

Uno de los ejemplos más claros son las competencias profesionales docentes que buscan los reclutadores. ¿Cuáles son? 

Que el educador sea miembro de una organización.

Que posea buenas referencias de la comunidad educativa.

Que sea un verdadero guía en el proceso de enseñanza aprendizaje, lo cual debe comprobar.

Que tenga algún aval de innovación o de investigación.

Que conozca y domine las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs).

Que eduque en valores.

Que sea capaz de tomar decisiones acertadas ante eventos adversos, a fin de proteger al alumnado.

 

Competencias de base, técnicas y transversales

Existen tres tipos de competencias profesionales que definen a cada trabajador:

Competencias de base: Son aquellos conocimientos básicos que debe tener un trabajador para acceder a un puesto específico debido a que son exigencias claves, muy puntuales de la empresa a fin de lograr un desempeño productivo. 

Por ejemplo, dependiendo del lugar te pedirán dominio de un idioma, manejo de las TICs,  conocimiento sobre lenguaje de programación, manipulación correcta de circuitos electrónicos, redactar contenidos especializados, entre otras.

Competencias técnicas: Son aquellas adquiridas a través de un proceso formativo y permiten que el trabajador domine las teorías, herramientas necesarias y técnicas adecuadas para ejecutar efectivamente sus funciones. También son llamadas “habilidades duras”.

A manera de reseña podemos mencionar a los desarrolladores web, quienes según su profesión deben conocer diferentes sistemas operativos, software y formas de programar.

Competencias transversales: También conocidas como “habilidades blandas”, pues se trata de las competencias personales que desarrolla cada quien de acuerdo a su experiencia, personalidad, filosofía de vida o laboral, voluntad. Este punto es clave para los reclutadores y actualmente es fundamental reflejarlas en el currículo.

Se adaptan al entorno laboral y nada tienen que ver con las cualificaciones sino con la marca personal, el perfil que te diferencia de otras personas que tienen tu misma formación.

Por ejemplo, la creatividad, el trabajo en equipo, la autonomía, la adaptabilidad, el sentido de colaboración, la toma de decisiones.

 

Las 7 competencias profesionales más buscadas por las empresas

Si bien existe toda una lista de competencias profesionales que exigen las empresas para formar parte de su personal, existen algunas que son más demandadas:

1. Trabajo en equipo: Para una compañía es sumamente importante el sentido de trabajar con otros compañeros, compartir y colaborar para cumplir las metas previstas. Por ello se encuentra entre los principales ejemplos de competencias profesionales.

2. Creatividad e innovación: Consiste en aportar nuevas ideas y estar dispuesto a conseguir mejores mecanismos para crear o cumplir los objetivos. 

3. Adaptabilidad: Debido a que el mundo es cambiante, es necesario tener un sentido de adaptación, el cual empieza por asumir el cambio y afrontarlo. Se encuentra entre las competencias profesionales básicas. También implica asumir los roles que haya que desempeñar ante situaciones imprevistas, ejercer las funciones necesarias para que los objetivos se logren, buscar el aprendizaje en cada circunstancia.

4. Toma de decisiones y autonomía: La valoración de presentes o futuros escenarios, el análisis y la ejecución de medidas son parte del proceso de tomar decisiones, lo cual habla del profesionalismo, pertinencia, nivel de conocimiento y reacción del empleado, incluso cuando se trata de una emergencia donde no haya autoridad que emita recomendación.

5. Manejo digital: Con la pandemia miles de trabajadores tuvieron que trabajar desde sus casas. Se puede decir que el mundo dio un paso acelerado hacia el manejo digital. Por ello, hoy en día las empresas buscan personas que dominen, por ejemplo, el envío de datos, almacenamiento en la nube, diseño web.

6. Dominio de otros idiomas diferentes al nativo: En nuestro país el hablar inglés puede ser una competencia de base para muchas empresas, especialmente las multinacionales, el ramo de la hostelería y la tecnología. Pero esto también aplica para cargos de gerencia o rangos altos, donde puede llegarse a dar presentaciones internacionales o convenios con otras compañías.

7. Manejo de redes sociales y posicionamiento SEO: Mantener informado al mundo sobre lo que ofrece la empresa, su gestión o responsabilidad social, se ha convertido en parte fundamental del trabajo. De allí que sea necesario conocer las herramientas y técnicas adecuadas para superar a la competencia, y estar entre los primeros lugares de divulgación.

 

Las 5 etapas en el aprendizaje de las competencias profesionales

La web Medigraphic señala  las 5 etapas del aprendizaje de competencias profesionales:

1. Formación: Antes de poner en práctica cualquier competencia es necesario adquirir el conocimiento, saber los medios para lograr los objetivos, la secuencia de ejecución y, en general, llevar un proceso de preparación.

2. Ejecución:  Se deben cumplir las acciones una a una para alcanzar los objetivos.

3. Transferencia entre los sentidos: Por naturaleza somos visuales pero para internalizar las competencias debemos transferir el conocimiento a otros sentidos o al control cinético, que se realiza gracias a la coordinación muscular.

4. Automatizar la capacidad: Es preciso que aquello que adquirimos sea automatizado.

5. Generalizar la capacidad: Toda vez que el conocimiento y la capacidad sea automatizada, debemos ponerla en práctica en diversos ámbitos y situaciones, de manera que nos familiaricemos aún más.

 

Cómo presentar las habilidades profesionales en un CV

Anteriormente los currículos solo mencionaban los estudios y experiencia laboral, pero hoy en día eso cambió. Las competencias profesionales personales y sociales deben mencionarse ya que conforman un todo que deja ver a los reclutadores quién eres, tu perfil de trabajo y personalidad. 

La empresa no solo busca a un ingeniero o licenciado, sino alguien en quien confiar, que tenga sentido de liderazgo, que optimice los procesos y sea una inspiración para los demás. 

Cuando vayas a indicar tus habilidades profesionales en el CV, hazlo añadiendo un valor. Por ejemplo, en cuanto a experiencia laboral en vez de colocar solo “jefe de almacén”, coloca “jefe de almacén con un logro de 100% en la automatización del sistema de entrega gracias a la creación de un programa de pedido y despacho”.

Puedes utilizar esta misma fórmula de valor agregado en el área de formación. Por ejemplo, en vez de colocar “Licenciado en Educación”, escribe “Licenciatura en Educación con 300 horas de trabajo social voluntario en una de las comunidades más vulnerables del sector”.

La idea es que a través del currículum vitae los encargados de Recursos Humanos puedan ver un plus en ti, aquello que te haga diferente e ideal para el cargo.

Por supuesto, debes tomar en cuenta de qué trata el puesto antes de postularte, para así armar tu CV en total honestidad, destacando las aptitudes laborales o competencias laborales que te realcen sobre los demás aspirantes.

Más información:

Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review