Vigila de esta forma la adicción a Internet de tus hijos

10 de noviembre | 2022

Introducción

Seguro que has podido obeservar en amigos o compañeros cómo el excesivo uso de dispositivos conectados a Internet (redes sociales, compras, vídeos o juegos online) les genera insatisfacción. Es lo que se conoce como adicción a Internet. Los niños son víctimas fáciles. Puedes reconocer señales de esta adicción en edades muy tempranas: irritabilidad, dolores de cabeza, insomnio, obsesión por estar conectados o sacrificio de las relaciones sociales.

La adicción a Internet resulta peligrosa pues genera una baja autoestima, dependencia y ansiedad. En este artículo puedes encontrar nuestras 7 recomendaciones para vigilar la adicción a Internet de tus hijos que van desde la utilización de aplicaciones de filtrado o control hasta el propio ejemplo de desconexión tecnológica

Sé consciente de los riesgos de Internet y evita, leyendo este post, que la tecnología se convierta en una barrera entre tus hijos y el mundo.

Índice de contenidos:

  1. Los padres y el control del acceso a Internet de sus hijos
  2. 7 consejos para vigilar la adicción a Internet en los niños
 

Los padres y el control del acceso a Internet de sus hijos

El papel de los padres ante el uso de Internet de sus hijos, con o sin adicción, debe enfocarse en la vigilancia y el control. El acceso es ilimitado online y lo que pasa en Internet se ha convertido en el principal medio de comunicación, diversión, entretenimiento o información de los más jóvenes. 

No es que todo sea malo, por supuesto. Se usa cada vez más como herramienta educativa, por ejemplo. Lo preocupante es que los chicos encuentran con demasiada facilidad contenidos en las redes sociales, sobre todo, para los que no están preparados y donde adultos sin escrúpulos y otros niños practican el acoso o cyberbullying.

Mientras la regulación internacional se encarga de de estos hechos ilícitos e inapropiados que abundan en la red; son los padres y la escuela los que deben trabajar con los menores al respecto. El control parental sireve también para crear una cultura de navegación segura y responsable.

 

7 consejos para vigilar la adicción a Internet en los niños

1. Utiliza herramientas para filtrar contenido

Dependiendo del dispositivo, existen diversas aplicaciones que les permiten a los padres conocer y controlar qué es lo que sus hijos ven. Algunas son gratuitas, pero las de pago ofrecen mayores beneficios. De igual modo, los navegadores cuentan con opciones de filtrado que se pueden configurar con sencillez.

La diferencia entre una u otra app tiene que ver con el sistema operativo del equipo, no obstante, todas ayudan a limitar el tiempo de uso, bloquear páginas, programas o palabras clave y registrar las visitas. De esta manera, se administra la conducta del pequeño y se pueden tomar las medidas necesarias para moldear sus hábitos digitales. 

2. Educa para un uso eficiente y consciente

Hablar sobre los riesgos que se pueden encontrar mientras está en las redes sociales, es indispensable. Explica a tu hijo por qué no debe darle sus datos personales, comunicarse con extraños o publicar imágenes que les comprometan. Al mismo tiempo, enséñalos a reaccionar a situaciones de acoso u hostigamiento; y por qué no deben caer en estas conductas.

Al mismo tiempo, señálales que te informen de inmediato si sucede algo de esto. Posteriormente, se debe bloquear y denunciar esas cuentas. Para ello, se les debe educar desde la confianza.

3. Supervisa y acompaña sin ser invasivo

Como bien has experimentado, es difícil determinar la edad a la que puedes permitir a tu hijo el uso del teléfono móvil o la tablet. Además de las herramientas de control parental tienes que supervisarle a la manera antigua. Por ejemplo, que se quede a tu lado o cerca de ti mientras los use o, si lo hace en un ordenador, ubicarlo en un lugar visible.

Si están en una edad preadolescente, es importante que le expliques que no se trata de invadir su privacidad. No es lo mismo con los menores, que aún necesitan la ayuda de adultos para buscar lo que desean.

4. Involucra al pequeño en otras actividades

La motivación a la práctica deportiva o actividades de corte artístico jugará un papel fundamental para mantenerlos alejados del internet. Promover el juego, actividades recreativas y lúdicas para divertirse o aliviar el estrés, les demostrará que hay otras formas de entretenimiento igual de interesantes.

Eso sí, esto no pueden hacerlo solos. Necesitarán una voz permanente que los incentive a llevar un estilo de vida saludable. Recuerda que una de las señales más preocupante de la adicción a Internet es el sedentarismo; que desencadena sobrepeso y otras enfermedades.

5. Dales un buen ejemplo de desconexión tecnológica

Los padres son el ejemplo a seguir para sus pequeños, comienza por ti. Aunque el móvil se haya convertido para muchos en un instrumento de trabajo; practica la desconexión tecnológica junto a ellos. Antes de exigirles todo lo que te hemos recomendado, evalúate y asegúrate de poder cumplirlo también.

Si tu niño te ve todo el día frente a la pantalla, pensará que es algo normal y querrá hacerlo. Al mismo tiempo, revisa los contenidos que consumes cerca de ellos. Por ejemplo, si captan que tus intereses se dirigen a la violencia y la sexualidad, pueden seguir tu ruta.

6. Vigila sus sentimientos y emociones 

Más que vigilar, los adultos responsables de la crianza deben comparar cómo es el comportamiento del chico cuando está en Internet y cuando no. Esto ayudará a definir, si por ejemplo, existen bruscos cambios de humor, si prefieren aislarse del resto o si merman sus habilidades sociales o de comunicación.

Conoce realmente a tu hijo, solo así podrás ayudarlo a no caer en el abuso. No se trata de impedirles la conexión, sino de manejar la situación para evitar daños a futuro. Podrías experimentar una que otra rabieta en el camino pero la comunicación hará que desaparezcan, así que llénate de paciencia.

7. Consensua horarios para navegar 

A los niños se les debe establecer una rutina para que tengan tiempo a hacer otras cosas. Limitar el tiempo no sólo con las apps de control parental; si no de forma consensuada. Es decir, dos horas después de hacer la tarea para luego ir al fútbol u otro acuerdo entre ambos.

Si el pequeño ya es adicto, no será capaz de entender que ahora le quites el dispositivo para hacer otras cosas. 

Consejo: No se lo quites de golpe, avísale previamente que ya está terminando su horario de Internet. Es preferible que no tengan su propio dispositivo; mejor que sea de uso común y que esté al alcance de todos en casa.

Por encima de todo lo antes expuesto, no utilicen las pantallas ni como premio, ni como calmante, ni como distracción, desde que son bebés. Está comprobando que si se exponen a ellos desde tan corta edad, genera consecuencias negativas en todas sus habilidades. Incluso, afecta el sueño, la concentración y el rendimiento escolar.

Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review