Cómo afecta la sobreestimulación a los niños

17 de marzo | 2022

Introducción

Aunque puede tener sus aspectos positivos, no es bueno que los niños reciban demasiados estímulos en su cerebro o que se encuentren permanentemente sobreexcitados. Las nuevas tecnologías (tabletas, ordenadores o móviles) han aumentado de forma exponencial esos estímulos y, ya que están aquí para quedarse, tenemos que aprender a convivir con ellas.

Te explicamos en este post qué es la sobreestimulación y te ofrecemos unas claves para saber si tus hijos o alumnas la sufren. Desde las típicas pataletas hasta trastornos en la conducta, conoce los efectos de esta hiperestimulación y cómo se puede luchar contra ella. Aquí te dejamos 4 recomendaciones para reducir o evitar la sobreestimulación en los niños.

Sigue leyendo este post y crea un entorno de paz y tranquilidad en tus hijos o alumnas que les permitirá crecer de forma sana en un adecuado entorno educativo.


Índice de contenidos:

  1. Qué es la sobreestimulación
  2. Claves para reconocer si estás hiperestimulando a tus hijos
  3. 4 consejos para evitar la hiperestimulación en los niños
 

Qué es la sobreestimulación

Los términos hiperestimulación y sobreestimulación se refieren a la estimulación excesiva. Específicamente, el cerebro recibe señales que le mantiene siempre trabajando por lo que desconoce lo que es la paciencia, la soledad o el aburrimiento, y como no es sano saturarlo, desencadena graves consecuencias para el desarrollo normal de niños y niñas.

Contrario a esto, la estimulación sí es buena para los infantes, ya que favorece el proceso cognitivo. Gracias a ello, se perfeccionan sus cualidades físicas, sociales, emocionales y comunicativas. Pero ¿cómo hacer para no caer en la sobreestimulación? El papel de los padres es proveerlos de herramientas adecuadas a su edad y ritmo.

Todos los especialistas coinciden en que hay que retrasar lo más posible el contacto con móviles, tabletas, ordenadores o cualquier otro dispositivo que implique tecnología. Si bien es cierto que en sus primeros años los bebés pueden aprender muchas cosas, el bombardeo de información es contraproducente.

Es así como la Universidad Pompeu Fabra publicó un artículo científico sobre el desarrollo del cerebro y los riesgos de la sobreestimulación en la infancia, en su revista Hablamos de Neurociencia y Neuroeducación. Allí se concluye que los niños necesitan un equilibrio entre el juego, sorpresa, relajación y reposo, en un ambiente de seguridad y afecto.

 

Claves para reconocer si estás hiperestimulando a tus hijos

Son muchos los efectos que se pueden ocasionar como consecuencia de la sobreestimulación en tus hijos. A continuación describimos algunos de ellos:

Estrés infantil, pataletas y mucho llanto

Es recomendable la lectura del artículo de la Universidad de Salamanca, "El estrés y el niño: Factores de estrés durante la infancia". En esta lectura aprenderás cómo esta afectación aparece en acontecimientos estimulares intensos, sobre todo en la escolarización. Por eso muchas veces, recurren a mecanismos de defensa como el llanto y las pataletas.

Distorsión de la personalidad

Hay padres que crean toda una agenda de actividades diarias a sus hijos, lo que ocasiona que no les quede lugar para descansar y esparcirse. Apegarse a una rutina que muchas veces va en contra de sus intereses y capacidades pudiera generar que no desarrollen su propio criterio. Serían en el futuro personas retraídas, sumisas e inseguras.

Puede afectar el aprendizaje

Si se estimula en exceso a los menores de cero a seis años, puede generarse resistencia. Es decir, al estar en contacto con juguetes y aparatos que requieran la activación de sus cinco sentidos, la exigencia será cada vez mayor. Por lo tanto, el cerebro no sería capaz de responder a las señales para captar su atención en función del aprendizaje.

Trastornos en la conducta

En el cerebro se encuentra una estructura denominada: Núcleo Estriado, que es capaz de definir cuáles con las cosas que te emocionan. Si existe la sobreestimulación, tu hijo pudiera perder el interés por los detalles. Se pudiera decir que su cerebro estaría anestesiado, en ellos no existiría la curiosidad, nada llamaría su atención, sería una especie de robot.

Baja autoestima

La frustración y la baja autoestima con frecuencia aparecen en niños hiperestimulados cuando se les proporcionan objetos o dinámicas para las que no están preparados. Al ver que no son capaces de cumplirlas, se irá generando un auto concepto que influiría de manera muy negativa en ellos. Este aspecto hay que vigilarlo muy de cerca, ya que incide directamente en su carácter.

 

4 consejos para evitar la hiperestimulación en los niños

Expertos en Educación Infantil de la Universidad de La Sabana en Colombia, cuentan en su página web con una serie de tutoriales sobre ¿Cómo evitar la sobreestimulación en los niños? En ella publican diferentes recursos multimedia que tratan este tema y estos son algunos de los consejos que resaltan:

Momentos familiares de calidad

Leer un cuento para tu pequeño, ver una película e incluso acompañarlo en sus juegos, son situaciones realmente oportunas de estimulación. Es importante que los evalúen si estas actividades son adecuadas para ellos, tomando en cuenta su edad. Siempre será fundamental mantener el equilibrio entre lo educativo y la carga lúdica. 

Ayúdalo a descubrir su imaginación, muéstrale el valor de compartir. Practiquen algún deporte, o simplemente una caminata en el parque, la naturaleza siempre es un buen escenario para pasar el rato y conectar padres e hijos.

Controlar la exposición a la tecnología

Es común que los propios padres sean quienes expongan a los niños a las pantallas. Bueno, eso no quiere decir que sea correcto, así que se debe evitar implementar el uso de éstas para calmarlos. Ahora bien, si ya “el daño está hecho” debes ir estableciendo un control, estableciendo horarios y verificando el tipo de contenido al que accede.

Con la dependencia creada a los dispositivos electrónicos, los chicos se vuelven cada vez más sedentarios, menos sociables y poco empáticos. Normaliza que a la hora de comer y en reuniones familiares no se usa el móvil y comenzarán las mejoras.

Conocer y reconocer a sus hijos

Escucha a tu pequeño, sostén conversaciones con ellos en las que te expresen sus intereses. De esta manera, podrás identificar sus gustos y motivarlo correctamente. Será más fácil identificar las señales que envíe cuando ya esté sobreestimulado o no se sienta bien con algún aspecto. Del mismo modo, ayudará a que tomes decisiones por ellos, en cuanto a sus hobbies y tareas extracurriculares.

Dar oportunidad al juego libre

Así como se debe dar espacio a que jueguen con otros niños de su edad, es esencial que ellos decidan qué quieren hacer en ese momento de ocio y recreación. Esto incentivará en gran manera su creatividad y aprenderán a disfrutar su tiempo libre así como a diferenciar los contextos en los que deba mantener la calma y en los que deba divertirse.

Un niño estimulado correctamente, debe convertir la mesa de comedor en un fuerte y los objetos de uso común en juguetes. Dales oportunidad de correr libremente en el patio o de hacer algo que ellos decidan descubrir cada día.

Más información:

Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review